Hábitats

Una de las claves de la biodiversidad excepcional de Doñana es su gran diversidad de hábitats. Estos hábitats están en gran parte determinados por la vegetación dominante, hasta el punto de ser definidos por ella en la legislación ambiental de la UE, en particular, la Directiva de Hábitats.

El Programa de Seguimiento de la Biodiversidad de Doñana estima regularmente la distribución, extensión y estado de conservación de los principales hábitats presentes en Doñana, utilizando una combinación de datos de teledetección a gran escala (series de datos Landsat, disponibles desde 1974) y detallados (imágenes hiperespectrales tomadas de aviones no tripulados), validadas con datos de verdad-terreno recogidos cada año en parcelas permanentes. Éste programa temático incluye:

1. Cobertura de bosque y matorral: Los cambios en la cobertura de los principales tipos de vegetación arbórea y arbustiva presentes en el Parque Nacional de Doñana se controlan a intervalos de 5 años. Esta información se deriva de una clasificación supervisada de imágenes de Landsat, validada con datos de verdad-terreno tomados en parcelas permanentes (ver protocolo). La información in situ recolectada en parcelas permanentes incluye:

1.1. Bosques de enebro: se monitorean bosques de enebro en tres parcelas de 1 ha, establecidas en 2005 y monitoreadas anualmente utilizando una combinación de imágenes detalladas de teledetección (cámaras multiespectrales transportadas en drones) validadas con datos de verdad-terreno obtenidos en tres cuadrantes de 10×10 m en parcelas de 1 ha. Cada año, se miden todos los individuos juveniles y adultos (altura, ancho y largo del dosel, daño de la hoja e intensidad de la floración), y se registra el número de plántulas y retoños. Después de la validación utilizando los datos de la verdad-terreno, las imágenes de teledetección se utilizan para calcular la estructura del tamaño de la población de enebro para toda la parcela de 1 hectárea. Ver protocolo y un resumen de los datos. Solicitar datos brutos.

1.2. Bosque de pinar-enebral: bosques mixtos de pinar-enebral también fueron monitoreados en 11 cuadrículas de 10×10 m ubicadas en Marismillas (ver mapa). Las parcelas se monitorearon anualmente de 2006 a 2012, como en las parcelas del bosque de enebro. Tras una intensa perturbación causada por trabajos forestales realizados en 2010, se abandonó el seguimiento de estas parcelas. Ver protocolo y un resumen de los datos. Solicitar datos brutos.

1.3. Matorral: La vegetación de matorral se monitorea en 21 parcelas permanentes (11 en seco, 4 en intermedio y 6 en matorral húmedo) de 15×15 m. Dentro de cada parcela, la cobertura de cada especie de arbusto se mide en 3 tres transectos de 10 m. Estas mediciones proporcionan estimaciones de la cobertura y el número de individuos por especie, la proporción de suelo desnudo, la riqueza de especies y la diversidad biológica por parcela. Ver protocolo y un resumen de los datos. Solicitar datos brutos.

1.4. Galería forestal: El bosque de galería del arroyo de La Rocina se monitorea en 10 parcelas circulares (15 m de diámetro), donde se registra la cobertura y la densidad de cada especie de arbusto y árbol. Ver protocolo y un resumen de los datos. Solicitar datos brutos.

2. Alcornocales y pajarera: los alcornocales representan una de las principales preocupaciones de conservación en Doñana, donde son una especie clave que proporciona recursos alimentarios clave y sustrato de anidación para muchas especies animales, entre las que destaca la conocida pajarera de Doñana. En los substratos arenosos del Parque Nacional y Natural, los alcornoques se asocian típicamente a áreas de descarga de aguas subterráneas, donde el nivel freático se acerca a la superficie y queda al alcance de las raíces del alcornoque. Sin embargo, las tasas de reclutamiento han sido bajas durante décadas y los árboles viejos que quedan están sujetos a una mortalidad creciente. El programa de seguimiento de alcornoque actualmente incluye una encuesta anual de ocupación de árboles (por anidación de aves grandes), supervivencia, salud (utilizando un índice de defoliación) y rendimiento reproductivo (producción de bellotas y depredación posterior) de 126 árboles adultos presentes en la pajarera de Doñana o sus alrededores. También incluye mediciones semestrales de la dendrometría del árbol, es decir, el DBH, la altura y el tamaño del dosel horizontal (longitud y ancho). Ver protocolo y un resumen de los datos. Solicitar datos brutos.

3. Marisma: la vegetación de la marisma de Doñana se monitorea cada 5 años. El protocolo de seguimiento combina la información cartográfica disponible con mapas temáticos derivados de una clasificación supervisada de imágenes Landsat. Ver protocolo y un resumen de los datos. Solicitar datos brutos.