Hidrología 

La red de estaciones de hidrología tiene como objetivo la puesta a disposición de la comunidad científica y de los gestores del Espacio Natural de Doñana, datos en continuo acerca de los principales parámetros involucrados en el seguimiento de la calidad del agua, tanto superficial como subterránea. La integración de redes preexistentes en el Espacio Natural es un proceso paulatino y que ya se ha llevado a cabo en numerosos puntos de monitorización. Las estaciones de aguas superficiales y profundas, miden y envían a tiempo real y con una frecuencia de diez minutos los principales parámetros físico-químicos y otros biológicos a los servidores que se encuentran en la RBD. De allí, y después de pasar una serie de filtros de calidad prediseñados para cada equipo y estación, pasan a la BBDD (MySQL), a la que accede la aplicación de seguimiento de la ICTS para su consulta y explotación. Existe además, a posteriori, un chequeo de las series de datos, que se realiza de forma manual, pudiéndose modificar las etiquetas de calidad, tarea realizada por técnico responsable del área.

Actualmente se está ampliando tanto el número de puntos de muestreo, como la cantidad de variables a medir. Ésto último depende de la estación, habiendo en algunos casos un equipamiento diferente, tanto en instrumental específico como en equipos de comunicaciones. Cada estación cuenta, al menos, con el instrumental científico y su cableado, con un DataLogger, una radio de comunicación a la red de la ICTS, y el sistema de alimentación, normalmente fotovoltaico. Las estructuras en las que se alojan los sensores están, unas dentro, y otras necesariamente fuera del agua, y en muchos casos, a una distancia considerable del punto de muestreo. La selección de las localizaciones de los puntos está a veces condicionada por la accesibilidad de la estación en concreto, además de su interés científico, ya que de eso depende el buen mantenimiento y funcionamiento de ésta.

Los parámetros a medir en las estaciones son, entre otros: conductividad, pH, ORP, salinidad, oxígeno disuelto, turbidez, clorofila y ficocianinas, en algunas estaciones como las de la marisma, se mide también nivel, y caudal en las estaciones de los canales de la montaña del río y en los arroyos, actualmente en periodo de instalación y prueba.

Red de Estaciones Automáticas en la Marisma del END

El estudio de la inundación se basa en la red de escalas limnimétricas que existen en la marisma, y se remonta a 1995. En principio servían para obtener datos puntuales en la marisma, pero posteriormente se las acotó y se realizó un vuelo L.I.D.A.R. más tarde, y con esto se elaboró un MDT y un MDS para toda la marisma del Espacio natural de Doñana.

Además de la red de escalas limnimétricas tradicionales, el END cuenta desde 2005 con 6 estaciones automáticas que sirven datos en tiempo real. Estas estaciones son: Manecorro, Rosalimán, Cancela Millán, Vetalengua, Lucio del Rey y Honduras del Burro. A estas 6 estaciones se unen otras 6 estaciones de la Universidad Politécnica de Cataluña, que también ofrecen datos a tiempo real de la cota de agua.

Caudal Caño de la Figuerola

El método en prueba consta de un sensor de velocidad bidireccional, localizado justo en la compuerta, para evitar turbulencias, y un sensor de nivel externo por radar en la cara que da a la marisma de la compuerta. El cálculo se realiza con el dato de velocidad y la sección en la compuerta. Cuando el nivel baja por debajo de la altura de la compuerta se utiliza el dato de nivel por radar.